trastorno de ansiedad social

Trastorno de ansiedad social Descubre qué es y cómo identificarlo

El trastorno de ansiedad social o fobia social, es una afección muy común en el ámbito de la salud mental que suele manifestarse en la niñez o adolescencia. Puede generar un gran sufrimiento y limitar significativamente la capacidad de lograr metas académicas, oportunidades laborales, independencia económica y relaciones personales, tanto en el ámbito social como laboral o íntimo. Además, tiende a ser un problema crónico y puede desencadenar otros trastornos como la depresión o el abuso de alcohol.

Diagnósticoeditar

El diagnóstico del Trastorno de Ansiedad Social (TAS) se realiza basándose en los criterios definidos en el DSM-5 (APA, 2013) y en el CIE-10, donde se utiliza el término "trastorno de ansiedad social" y "fobia social" respectivamente. En ambos sistemas de clasificación, la definición del trastorno es similar.

El DSM-5 describe la ansiedad intensa y persistente en situaciones sociales o en actuaciones en público, motivada por el temor a sentirse avergonzado. Mientras tanto, en el CIE-10, lo más característico es el miedo a ser el centro de atención o a comportarse de manera...

Una novedad importante del DSM-5 es la eliminación del término "fobia social generalizada", siendo reemplazado por "ansiedad de desempeño" o "ansiedad de solo actuación". Esto significa que la ansiedad debe manifestarse en la situación específica en la que se encuentra la persona en ese momento. [30]

Tratamientoeditar

El TAS suele responder bien a la terapia cognitivo-conductual (TCC) en sus modalidades individual y grupal. Es fundamental que el tratamiento sea llevado a cabo por profesionales altamente capacitados. En el caso de adolescentes, es posible que se requiera incluir a los padres en terapia, especialmente si ellos expresan emociones de manera constante.

En algunos casos, es recomendable combinar el tratamiento psicológico con medicamentos, ya que esto puede ayudar a lograr resultados en aquellos pacientes que no responden bien a la TCC.

Antes de la introducción de los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) en 1985, los antidepresivos inhibidores de la monoamina oxidasa (IMAO) eran ampliamente utilizados para tratar la ansiedad social. Estos medicamentos pueden ser tan efectivos o más que los ISRS y las benzodiacepinas. Sin embargo, debido a las restricciones dietéticas que se deben seguir y su alto riesgo de sobredosis, su uso es más limitado en la actualidad.

Actitudes que la persona con ansiedad social intenta evitar

El malestar de la ansiedad social es algo que muchas personas intentan evitar a través de diferentes estrategias.

Esta evitación puede tener un impacto diferente dependiendo de la persona y de la situación en la que se encuentre. Las situaciones que provoquen ansiedad social pueden ser muy variadas, pero las más comunes incluyen:

- Situaciones sociales: como fiestas, reuniones o eventos donde se interactúa con otras personas.

- Exposiciones públicas: ya sea en el ámbito laboral o académico, hablar en público puede generar ansiedad en algunas personas.

- Encuentros con autoridades: entrevistas de trabajo, exámenes orales o reuniones con figuras de autoridad pueden ser situaciones estresantes para los ansiosos sociales.

- Actividades nuevas o desconocidas: realizar tareas o participar en actividades que son nuevas o desconocidas pueden generar ansiedad en algunas personas.

Si bien estas sólo son algunas de las situaciones más comunes, la ansiedad social puede manifestarse en cualquier contexto social o laboral en el que se sienta presión o necesidad de impresionar a los demás.

Guía para identificar la fobia social

Existen ciertas directrices en el DSM-5, quinta edición del manual de la Asociación Norteamericana de Psiquiatría, el cual es una referencia de relevancia global en el ámbito de la descripción de los trastornos mentales. Según este manual, para diagnosticar a una persona con ansiedad social, es necesario que cumpla con todos y cada uno de los criterios que se exponen en el mismo. Estos criterios engloban una parte importante de la...

O sea, se debe comprobar que el individuo experimenta miedo o ansiedad ante situaciones sociales, o que presenta síntomas de ansiedad que son vistos negativamente por otros, además, que las situaciones sociales siempre desencadenan en él una ansiedad desproporcionada a la amenaza real, y que dichos síntomas persisten durante seis meses o más. Por lo tanto, los episodios...

"La fobia social se podría definir como el temor o la ansiedad a que se note que uno está nervioso, a decir o hacer algo inapropiado en situaciones sociales, desde una reunión con compañeros hasta una comida en un restaurante", afirma Menchón, haciendo hincapié en el miedo de la persona a ser juzgada negativamente, a sonrojarse, o a ser objeto de burla en situaciones sociales.

La Timidez no es una Mera Característica sino una Enfermedad Mental

La fobia social es mucho más que la timidez de una persona. Se trata de un malestar patológico que está relacionado con la inseguridad y no con la falta de autoestima. La ansiedad que provoca es intensa y se anticipa a lo que está por venir: el ansioso social sufre antes de que llegue ese encuentro inevitable.

La prevalencia de este trastorno varía mucho dependiendo de los estudios. Se estima que afecta a un 7% de la población general, entre un 2% y un 5% de los adultos mayores, y entre un 10% y un 12% de los adolescentes. Otros datos sugieren que afectaría al 9% de las mujeres y al 7% de los hombres.

Por lo tanto, se trata de un trastorno relativamente común que afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Es importante abordarlo adecuadamente a través de terapias y tratamientos que permitan aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen. No hay que sentir vergüenza por tener fobia social, ya que es una condición que puede tratarse y superarse con ayuda profesional.

Tipos de fobia social

El trastorno de ansiedad social es común en familiares de personas afectadas, lo que sugiere una posible predisposición genética. Esto significa que no solo son los mecanismos de aprendizaje dentro de la familia los responsables, sino también factores genéticos. Aunque todavía no se comprende completamente su origen...

Existen diversas terapias psicológicas para tratar la ansiedad social, incluyendo aquellas que utilizan realidad virtual, así como medicamentos como antidepresivos y ansiolíticos, los cuales serán prescritos por un psiquiatra en función de cada caso en particular.

Aunque pueden parecer iguales, hay dos tipos de ansiedad social. El más común es el trastorno generalizado de ansiedad social, que afecta emocionalmente a las personas en todo tipo de situaciones sociales. Esto puede causar ansiedad y temor a ser observado o ser parte de situaciones vergonzosas o humillantes.

Sintomatología emocional y física

La fobia social, según estudios, puede estar acompañada de otros trastornos. Aproximadamente el 60-70% de las personas diagnosticadas con esta afección también presentan síntomas depresivos o han sufrido depresión en algún momento de su vida. Por ejemplo, un administrativo de 40 años puede mostrar una inclinación a aislarse en su oficina y evitar hablar con sus compañeros en situaciones grupales.

Además del malestar emocional característico de la ansiedad, la fobia social incluye síntomas físicos que pueden ser percibidos por los demás. Esto aumenta el sufrimiento de quienes padecen este trastorno, ya que sienten que están siendo expuestos y evaluados por otros. La persona puede experimentar miedo al contacto con desconocidos y angustia al sentirse humillado ante posibles juicios de los demás.

Es importante señalar la importancia de realizar un diagnóstico diferencial en casos de fobia social, para descartar la presencia de otros trastornos mentales concomitantes. Según el experto Menchón, un aspecto fundamental de esta fobia es el miedo a ser evaluado por los demás. Aunque la persona es consciente de que su percepción es exagerada, no puede evitarla. Por lo tanto, es crucial distinguirla de otros trastornos que puedan presentar síntomas similares.

Artículos relacionados