termoacopladores que son y como funcionan

Todo lo que necesitas saber sobre termoacopladores tipos aplicaciones y funcionamiento

Una termocupla o termopar, conocida también como thermocouple en inglés, constituye un dispositivo de conversión que surge de la combinación de dos metales diferentes. Este sistema genera una leve variación en el voltaje (en la escala de los milivoltios) que se encuentra en dependencia de la distinción de temperatura entre dos puntos opuestos: uno de ellos llamado "punto caliente" o "unión caliente" o "punto de medición", y el otro denominado "punto frío" o "unión fría" o "punto de referencia" (efecto Seebeck).

Linealizacióneditar

Enfrentando el reto de la compensación de unión fríaAl medir la temperatura, el instrumento debe afrontar otro desafío: la energía generada por el termopar no sigue una relación lineal con la temperatura. Esta no linealidad se puede aproximar mediante un polinomio complejo, cuyo grado varía de 5 a 9 dependiendo del tipo de termopar. Para solucionar este problema, se recurre a métodos analógicos de linealización en términos de costo, en los medidores de termopares más económicos.

Importantes precauciones y recomendaciones al emplear termopares

Problemas comunes con los termopares

La falta de conocimiento sobre el funcionamiento de los termopares suele ser la principal causa de problemas de medición y errores en su uso. A continuación te presentamos una lista de los errores más frecuentes que debes tener en cuenta.

Uno de los errores más comunes se produce cuando hay uniones no intencionales en el termopar. Es importante recordar que cualquier contacto entre diferentes metales creará una unión, por lo que es necesario tener cuidado al manipularlos. Además, si se busca aumentar la longitud de los cables, es fundamental utilizar un cable de extensión adecuado para el tipo de termopar utilizado. Por ejemplo, el tipo K debe ser utilizado con el cable de extensión correspondiente para evitar errores en la medición. También es importante elegir un conector hecho del material apropiado y con la polaridad adecuada.

Otro aspecto a considerar es que los termopares suelen estar integrados con cables delgados para mejorar su tiempo de respuesta y reducir la desviación térmica. Sin embargo, esto puede generar una alta resistencia, lo que los hace más sensibles al ruido y puede provocar errores en la medición debido a la resistencia del instrumento utilizado. Por ejemplo, una unión termopar expuesta con un diámetro de 0,25 mm tendrá una resistencia de aproximadamente 15 ohmios por metro. Por lo tanto, si se necesitan utilizar termopares con guías delgadas o cables largos, es aconsejable mantener las guías lo más cortas posible y utilizar un cable de extensión más grueso, lo que disminuirá la resistencia y por ende, los posibles errores en la medición.

La medición del principal activo en múltiples sectores industriales

La temperatura, una medida esencial en diversos entornos: transporte, meteorología y medicina

Se busca precisión, rapidez, bajo mantenimiento, bajo consumo y bajo costo en los sensores de temperatura.


Existen dos grupos principales: con y sin contacto.


En los sensores con contacto, dos cables permiten medir la temperatura de sustancias líquidas, sólidas o gaseosas. La diferencia de voltaje entre los cables indica la temperatura, los cuales pueden ser de diferente tipo y rendimiento.


Por otro lado, en los sensores sin contacto, se encuentran los RTD (detectores de temperatura resistivos), termoacopladores y tiristores. Los acopladores tradicionales también funcionan de esta manera, registrando el movimiento de una aguja en una bobina o un gas/líquido en expansión o contracción.


La elección del tipo de sensor depende de su aplicación, siendo los RTD los más utilizados en la actualidad.


La conversión de valores analógicos a digitales, sumado a la calibración electrónica, permite medir temperaturas desde -200 °C ...

Formato de termopareseditar

Existen diversas presentaciones de termopares, entre ellas, las más comunes son las sondas. Estas resultan muy convenientes para una diversidad de aplicaciones de medición, tales como: estudios médicos, sensores de temperatura para la industria alimentaria, en el campo industrial y en varias disciplinas científicas. También pueden ser utilizados en generadores termoeléctricos de radioisótopos, entre otros.

Cuando se debe elegir una sonda de este tipo, es fundamental considerar el tipo de conector a utilizar. En este sentido, se pueden encontrar dos opciones: el modelo "estándar", que cuenta con pines redondos, y el modelo "miniatura", que presenta pines planos. Irónicamente, a pesar de su nombre, estos últimos son los más populares en la actualidad.

Por otro lado, otro aspecto a tener en cuenta al momento de seleccionar una sonda de termopar es el tipo de termopar en sí, así como también el aislamiento y la construcción de la sonda. Estos factores tienen un impacto directo en el rango de temperatura que se puede medir, así como también en la precisión y fiabilidad de los resultados obtenidos.

Leyeseditar

De acuerdo a estas leyes indiscutibles, se puede observar fácilmente que en el circuito se produce una pequeña corriente constante relacionada con la temperatura en la unión de medición, en caso de que exista una variación de temperatura con la unión de referencia.

¿Qué es un Termoacoplador?

Un termoacoplador es un dispositivo sensor utilizado para medir la temperatura entre dos puntos en un sistema o proceso.

Consiste en dos metales diferentes unidos en un extremo, lo que se conoce como la juntura caliente. El otro extremo se conecta a un dispositivo de medición, como un termistor o un termopar.

Este dispositivo funciona gracias al efecto termoeléctrico, que es la capacidad de un material para generar una diferencia de voltaje cuando se expone a una diferencia de temperatura. En el caso de un termoacoplador, la temperatura es medida por la variación en la tensión eléctrica entre los dos metales.

Los termoacopladores son ampliamente utilizados en diversas industrias, como la automotriz, la aeroespacial y la química, debido a su alta precisión y resistencia a condiciones extremas de temperatura y presión.

Es importante tener en cuenta que la calibración adecuada y la selección del termoacoplador correcto son fundamentales para garantizar mediciones precisas y confiables de temperatura.

Descubriendo el Termopar: Definición y Funcionamiento

El termopar es un dispositivo muy utilizado en la industria para medir la temperatura. Su invención se atribuye al físico francés Thomas Seebeck en el año 1821. Se basa en el principio físico de que cuando se unen dos metales diferentes, se produce una pequeña diferencia de potencial eléctrico, conocida como efecto Seebeck.

El funcionamiento del termopar es muy sencillo. Consiste en dos alambres de metales diferentes unidos en un extremo, formando una unión caliente y una unión fría. Cuando la unión caliente se expone a una temperatura mayor que la unión fría, se produce una diferencia de potencial que se puede medir mediante un instrumento adecuado, como un voltímetro.

La precisión de la medición de temperatura a través del termopar dependerá del tipo de metales utilizados, la homogeneidad de los alambres y la constancia de la temperatura de referencia en la unión fría.

Existen varios tipos de termopares disponibles en el mercado, siendo los más comunes los de tipo J, K, T y E. Cada uno de ellos se diferencia por los metales utilizados en su fabricación y su rango de temperatura de medición.

El termopar tiene numerosas aplicaciones en la industria, como en el control de temperatura en hornos, procesos de fundición, aire acondicionado, entre otros. También se utiliza en la investigación científica y en la fabricación de termómetros comerciales.

Su invención ha tenido un gran impacto en la industria y la ciencia, y su continuo desarrollo y mejora sigue siendo de gran interés en la actualidad.

Aplicaciones y usos del termopar: ¿Dónde se utiliza?

El termopar es un dispositivo ampliamente utilizado en la industria y en aplicaciones de control de temperatura. Consiste en dos metales diferentes, unidos en un extremo, que generan una diferencia de potencial cuando se someten a cambios de temperatura.

Una de las aplicaciones más comunes del termopar es en la medición de temperatura en hornos y calderas. Al estar expuestos a altas temperaturas, los termopares pueden soportar hasta 1600°C y seguir proporcionando mediciones precisas. Esto los convierte en una opción ideal para controlar la temperatura en procesos industriales que involucren altas temperaturas.

Otra aplicación del termopar es en la industria alimentaria. Muchos alimentos deben ser procesados y almacenados en ciertas temperaturas para mantener su calidad y seguridad. Los termopares son una forma confiable y económica de monitorear estas temperaturas y garantizar que los alimentos se mantengan en condiciones óptimas.

En el sector médico, los termopares también desempeñan un papel importante. Se utilizan en termómetros clínicos para medir la temperatura del cuerpo y también en incubadoras para controlar la temperatura de los bebés prematuros. Su precisión y capacidad de soportar temperaturas extremas los hacen indispensables en el cuidado de la salud.

Otros usos del termopar incluyen el control de temperatura en sistemas de calefacción y aire acondicionado, así como en la industria automotriz para medir la temperatura del refrigerante del motor. También se utilizan en la investigación científica, especialmente en experimentos que requieren mediciones precisas de temperatura.

Su durabilidad, precisión y bajo costo lo convierten en una herramienta esencial en el control de temperatura en diversas industrias y situaciones.

Cómo funciona un sensor de temperatura termocupla

Un sensor de temperatura termocupla es un dispositivo que mide la temperatura a través del principio de termoelectricidad, es decir, la generación de una corriente eléctrica al estar sometido a una diferencia de temperatura.

La termocupla está formada por dos metales diferentes unidos en un extremo, llamados junturas, y un circuito eléctrico que conecta las junturas a un instrumento de medición, como un termómetro o un registrador de datos.

La temperatura es medida por la diferencia de voltaje generado en las junturas, conocida como fem termoeléctrica. Esta diferencia de voltaje es muy pequeña, por lo que se requiere amplificarla para obtener una medición precisa de la temperatura.

Al variar la temperatura en las junturas, se produce un cambio en la fem, lo que a su vez afecta la corriente eléctrica que fluye por el circuito. Basado en esto, el instrumento de medición realiza una conversión de la corriente a una lectura de temperatura, utilizando una tabla de referencia de voltaje.

Existen diferentes tipos de termocuplas que utilizan distintas combinaciones de metales, cada una con su propia tabla de referencia. Las más comunes son la tipo K, J y T.

Los sensores de temperatura termocupla son ampliamente utilizados en aplicaciones industriales debido a su durabilidad y costo accesible. Sin embargo, tienen una limitación en su precisión, ya que la lectura puede verse afectada por la variación en la longitud del circuito, la posición de las junturas y la calidad de los materiales utilizados.

A pesar de sus limitaciones, los sensores de temperatura termocupla siguen siendo una herramienta útil en muchas industrias, especialmente en aquellas con altas temperaturas o condiciones extremas.

Conociendo el Funcionamiento de un Termopar

Un termopar es un dispositivo que se utiliza para medir la temperatura en una amplia gama de aplicaciones, desde procesos industriales hasta instrumentación científica. El principio de funcionamiento de un termopar se basa en el efecto Seebeck, que establece que cuando dos metales diferentes se unen en un circuito cerrado y se someten a una diferencia de temperatura, se produce una corriente eléctrica proporcional a la magnitud de la diferencia de temperatura.

Los termopares están compuestos por dos alambres de diferentes metales conectados en un extremo, formando un par termoeléctrico. Este extremo se conoce como punto caliente, ya que es donde se mide la temperatura. El otro extremo se conecta a un instrumento de medición a través de un cable de extensión.

Cuando se aplica una diferencia de temperatura entre el punto caliente y el extremo del instrumento, se genera una corriente eléctrica que es proporcional a la diferencia de temperatura. Esta corriente es entonces convertida por el instrumento en una señal de temperatura que puede ser visualizada o registrada.

Una de las principales ventajas de los termopares es su rango de medición de temperatura, que puede ir desde -200 °C hasta más de 2000 °C. Además, son dispositivos robustos y económicos, lo que los hace ideales para su uso en entornos industriales.

Su principio de funcionamiento basado en el efecto Seebeck, su amplio rango de medición y su robustez lo convierten en una opción confiable y versátil para la medición de temperatura.

Artículos relacionados