disco de vinilo el clasico elemento de almacenamiento y reproduccion de audio

El clásico elemento de almacenamiento y reproducción de audio el disco de vinilo

El vinilo es un conocido medio de almacenamiento y reproducción de audio que ha dejado una huella indeleble en el mundo de la música. Durante décadas, este formato fue el preferido para disfrutar de melodías en los hogares de todo el planeta. Aunque hoy en día ha perdido popularidad frente a tecnologías más modernas, su encanto y nostalgia continúan siendo altamente valorados por los melómanos. En este artículo, indagaremos en la historia y funcionamiento de los discos de vinilo, así como su renovación en la era digital.

Característicaseditar

El vinilo es un formato utilizado para la grabación de sonidos, que consiste en una placa circular con un surco en espiral en ambas caras. Este formato analógico permite una alta calidad de sonido y una gran duración de la reproducción.

La mejora en la fabricación de discos de vinilo se logró con la utilización de PVC, que permitió disminuir el grosor de los surcos y la velocidad de rotación a 33⅓ revoluciones por minuto, logrando un tiempo de escucha de hasta 30 minutos por cara en el formato LP.

También se han registrado variedades en el tamaño y velocidad de los discos de vinilo, como los de 16 pulgadas y 16,6 revoluciones por minuto, utilizados en radio y para audiolibros. Sin embargo, esto implicaba una pérdida de fidelidad. Los LP de 16 rpm se produjeron principalmente en las décadas de 1950 y 1960 en Estados Unidos.

Los primeros discos de vinilo registraron sonidos en monoaural, es decir, con una sola pista. En los años 1930, se desarrolló una técnica para grabar dos señales simultáneamente en una sola pista, permitiendo la reproducción de sonido en estéreo. Esto se logró al utilizar movimientos horizontales y verticales de la aguja para registrar la señal de suma (derecha + izquierda) y diferencia (derecha - izquierda).

Conclusiones

Mi experiencia con la música digital y analógica: una perspectiva imparcial.

He decidido escribir este post con la intención de ser lo más sincero, preciso y objetivo posible. Es importante para mí dejar en claro que no tengo preferencias marcadas ni hacia los formatos digitales ni hacia los vinilos. Al comienzo del post revelé que disfruto de ambos y eso no ha cambiado. En mi opinión, cada uno tiene su propia estética sonora y ambos son igualmente satisfactorios.

Por un lado, el vinilo ofrece un sonido más redondo y cálido. Por otro lado, los formatos digitales, especialmente el SACD y el Blu-ray Audio, tienen un sonido más enérgico. Sin embargo, creo firmemente que todos estos formatos han evolucionado y mejorado con el tiempo.

Pero antes de concluir, me gustaría hacer hincapié en algunas ideas que considero importantes. En primer lugar, tanto los vinilos como los CD suenan mucho mejor ahora de lo que sonaban en los años 80 y 90. Los vinilos modernos de alta calidad, especialmente aquellos que se producen de forma completamente analógica (aunque son pocos), tienen una excelente sonoridad. Y por otro lado, las tecnologías de codificación digital utilizadas en los CD hoy en día son mucho más avanzadas que las de los primeros años del formato, por lo que esa frialdad y falta de detalles ya no son un problema.

Con lo cual, antes de tomar una decisión, es importante considerar...

Finalmente, me gustaría destacar un punto importante: para obtener el máximo rendimiento de un giradiscos, es imprescindible que esté bien ajustado. En mi experiencia, calibrar de manera adecuada un brazo de alta calidad no es una tarea sencilla. Si adquieres un plato avanzado y no te sientes seguro de ajustarlo correctamente, es mejor acudir a un profesional para que se encargue de ello. Esto nos lleva a una desventaja del vinilo que vale la pena tener en cuenta: requiere un cierto mantenimiento (ajuste periódico, limpieza de la aguja, etc.), mientras que un reproductor de CD, SACD o BD no requiere ningún tipo de mantenimiento durante toda su vida útil.

Historiaeditar

Los vinilos, objetos icónicos de la música, fueron lanzados al mercado en 1948.[4] Su aparición revolucionó la industria ya que, en comparación con los antiguos discos de goma laca de 78 RPM que reemplazaron, tenía un surco más delgado y giraban a menor velocidad.[5] Por esta razón, también se les conoce como "microsurcos", lo que les permitía una mayor duración de grabación y alcanzar hasta 30 minutos por cara en el formato LP. Además, en los años 1960, surgieron los discos cuadrafónicos que, gracias a la tecnología de matriz y al uso de circuitos de filtrado de señal, permitían grabar cuatro canales de audio simultáneamente.

En la actualidad, algunos vinilos se han convertido en piezas de colección muy valiosas. Por ejemplo, el sencillo 45 RPM más costoso del mundo es Do I Love You (Indeed I Do) de Frank Wilson grabado en 1965, del que solo existen dos copias y que llegó a ser vendido por 20 000 libras. Mientras que el LP más caro es Yesterday and Today de The Beatles con la portada "Butcher Cover", que puede alcanzar un valor de hasta 45 000 dólares.[10] Sin embargo, en promedio, su valor máximo es de unos 20 000 dólares. [10]

Aunque en su época dorada, las ventas de vinilos eran superadas por el formato CD y las descargas digitales, en la actualidad han experimentado un resurgimiento.[11] En el año 2011, las ventas mundiales de vinilos alcanzaron los 115,4 millones de dólares, un incremento del 28,7% en comparación con el año anterior.[11] Y en el 2020, por primera vez desde finales de los 80, las ventas de vinilos superaron a las del CD, debido al declive de este último debido a la competencia de las descargas de música por internet.[12]

Análisiseditar

Para evitar la pérdida gradual de adherencia en los surcos de los vinilos, se han creado puntas de aguja con diversos perfiles, como la forma elipsoide. Esta geometría reduce la superficie de contacto con el surco, logrando una inserción más precisa.

Debido a la naturaleza microelástica del vinilo, este tarda en recuperar su forma original, por lo que los melómanos suelen dejar pasar un periodo de tiempo razonable (al menos 24 horas) entre reproducciones consecutivas del mismo disco. Algunas personas, sin embargo, emplean una técnica de limpieza que consiste en utilizar un segundo brazo diseñado para humedecer los surcos con agua destilada o detergentes específicos. Aunque esta práctica genera dudas entre los amantes de la música, si el vinilo no presenta daños como rayones o rastros de grasa de los dedos,...

Muchos coleccionistas optan por grabar su contenido en soportes analógicos o digitales (como cintas magnéticas, discos compactos o archivos digitales) y escuchar estas reproducciones en lugar de utilizar el propio vinilo, con el objetivo de preservar su duración en vez de buscar una experiencia de sonido "original".

El declive del vinilo comienza aquí

El declive de los discos de vinilo comenzó en los años 80, cuando el CD se afianzó en el mercado. Aunque es comprensible que esto sucediera, ya que los pequeños discos digitales ofrecían ventajas significativas en comparación con los vinilos. Una de las más notables era la eliminación del indeseado ruido producido por la aguja al rozar los surcos durante la reproducción.

Es bien sabido que la información de un CD se extrae mediante un láser que proyecta y refleja su luz sobre la superficie del disco, lo que garantiza un proceso de lectura completamente silencioso. A pesar de que las primeras producciones digitales y lectores de CD no eran perfectos, lograron conquistar a la mayoría de nosotros gracias a su sonido limpio y la facilidad de reproducción.

Hoy en día, el CD es simplemente uno de los múltiples formatos digitales disponibles (como el SACD, el Blu-ray Pure Audio o los archivos de calidad de estudio), pero en los años 80 era la opción digital más popular. Aún así, los discos de 12 cm de diámetro superaban a los vinilos en varios aspectos importantes. El más notable, como mencioné anteriormente, era la ausencia de ruido de fondo. Además, también ofrecían una mejor relación señal/ruido, indicando qué tan "alejado" se encuentra la señal de los posibles ruidos externos.

Artículos relacionados