cual es la muela del juicio

para su correcta prevención y cuidado

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son un conjunto de dientes que suelen aparecer en la edad adulta, entre los 17 y 25 años. Sin embargo, ¿cómo saber cuál es exactamente la muela del juicio y cuándo es necesario extraerla? Además, ¿qué ocurre si no se sacan las muelas del juicio y cuáles son los síntomas que indican que pueden estar causando problemas? En este artículo, te daremos las respuestas a estas preguntas y te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre las muelas del juicio y su extracción. ¡Sigue leyendo!

Introducción a las muelas del juicio

Luego de completar la adolescencia, aproximadamente entre los 18 y 25 años, aparece un nuevo conjunto de dientes en nuestra boca: las muelas del juicio. Estos dientes, llamados también terceros molares, suelen generar preocupación en muchas personas debido a los posibles problemas que pueden causar en la salud dental.

Las muelas del juicio se localizan en la parte posterior de la boca, en la última posición de cada lado de la mandíbula. A diferencia de otros dientes, estas muelas suelen salir sólo parcialmente o incluso pueden permanecer totalmente ocultas bajo la encía, lo que puede causar problemas como dolor, infecciones y apiñamiento dental.

Es importante destacar que no todas las personas tienen muelas del juicio, y en caso de tenerlas, no siempre causan problemas. Sin embargo, es recomendable realizar revisiones dentales periódicas para asegurarse de que su posición y desarrollo no afecten la salud bucal en general.

En caso de que algún problema relacionado con las muelas del juicio sea detectado, el dentista puede recomendar su extracción, la cual suele realizarse bajo anestesia y en un consultorio dental. En algunos casos, pueden ser removidas incluso antes de que salgan totalmente.

Por lo tanto, si estás en la edad en la que suelen aparecer las muelas del juicio o si tienes dudas sobre su presencia en tu boca, no dudes en acudir a un dentista para una revisión y mantener así una buena salud dental.

¿Cómo saber si tienes una muela del juicio?

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en aparecer en la boca, generalmente entre los 17 y 25 años de edad. Sin embargo, no todas las personas tienen estas muelas o pueden presentar problemas relacionados con su erupción. Por lo tanto, es importante conocer los síntomas que pueden indicar la presencia de una muela del juicio.

Dolor e inflamación en la zona

Uno de los signos más comunes de una muela del juicio es el dolor en la zona de la mandíbula donde se encuentra. Este dolor puede ser constante o intermitente, y puede ir acompañado de inflamación en la encía. Esto ocurre cuando la muela del juicio no tiene suficiente espacio para salir y presiona a los dientes adyacentes y a la encía.

Dolor de cabeza y de oídos

Otro síntoma relacionado con las muelas del juicio es el dolor de cabeza y de oídos. Esto puede ocurrir cuando la muela del juicio afecta los nervios cercanos y causa molestias en estas zonas. El dolor puede ser constante o intermitente y puede afectar un solo lado de la cabeza.

Mal aliento

Si tienes una muela del juicio que está apuntando hacia el lado de la boca, puede ser difícil limpiarla adecuadamente con el cepillo de dientes o el hilo dental. Esto puede provocar la acumulación de bacterias y restos de comida, lo que a su vez puede causar mal aliento. Si notas un mal olor que no desaparece con el cepillado de dientes, puede ser un signo de una muela del juicio impactada.

Problemas para abrir la boca

Una muela del juicio impactada o en crecimiento puede causar dolor al abrir la boca o al masticar. Esto puede ser debido a la presión que ejerce la muela del juicio sobre los dientes cercanos o a la inflamación de la encía. Si tienes dificultades para abrir la boca completamente, puede ser un indicador de la presencia de una muela del juicio.

Si experimentas alguno de estos síntomas, es recomendable consultar a un dentista para recibir un diagnóstico adecuado y un plan de acción.

Las posibles consecuencias de no extraer las muelas del juicio

Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son los últimos dientes en salir en la boca de las personas. Por lo general, erupcionan entre los 17 y 25 años, pero en algunos casos pueden aparecer más tarde o incluso no aparecer.

¿Por qué deberíamos preocuparnos si no tenemos las muelas del juicio extraídas?

Aunque algunas personas pueden vivir toda su vida sin extraer sus muelas del juicio, en la mayoría de casos se recomienda extraerlas para evitar posibles complicaciones y problemas en la salud bucal. Estas son algunas de las posibles consecuencias de no extraer las muelas del juicio:

  • Dolor e hinchazón: Si las muelas del juicio no tienen suficiente espacio para erupcionar, pueden causar dolor e inflamación en la zona. Esto puede dificultar la masticación y la limpieza adecuada de la boca.
  • Caries dentales: Las muelas del juicio pueden ser difíciles de alcanzar con el cepillo de dientes, lo que aumenta el riesgo de caries dentales en estos dientes y en los vecinos.
  • Infecciones: Si la muela del juicio no está completamente erupcionada, puede quedar un espacio entre la encía y el diente, lo que facilita la acumulación de bacterias y la posibilidad de una infección.
  • Desplazamiento de los dientes: Cuando las muelas del juicio no tienen espacio suficiente para erupcionar, pueden empujar los dientes vecinos, causando apiñamiento y problemas en la alineación de la dentadura.
  • Cáncer oral: En casos muy raros, las muelas del juicio pueden convertirse en una fuente de células anormales que pueden desarrollar un tipo de cáncer oral llamado teratoma.
  • Ante estas posibles consecuencias, es importante consultar a un dentista y seguir sus recomendaciones sobre la extracción de las muelas del juicio. Así podremos evitar problemas en la salud bucal y disfrutar de una sonrisa sana y bonita.

    ¿Cuándo se recomienda extraer las muelas del juicio?

    Las muelas del juicio son los últimos molares que salen en la boca, generalmente entre los 17 y 25 años de edad. A menudo, su aparición puede generar molestias y dudas sobre si es necesario extraerlas o no. En este artículo, te explicamos cuándo se recomienda extraerlas.

    En caso de dolor, es decir, si las muelas del juicio están causando constantes molestias o dolores intensos, entonces es recomendable extraerlas. Esto puede ser indicativo de que no hay suficiente espacio en la boca para que las muelas del juicio salgan correctamente, lo cual puede generar una inflamación y dolor en la encía y los dientes adyacentes.

    Otra situación en la que se recomienda la extracción de las muelas del juicio es cuando estas están provocando desplazamiento de los dientes. Si las muelas del juicio no tienen suficiente espacio para salir, pueden empujar a los dientes adyacentes y provocar su desplazamiento, lo cual puede afectar negativamente a la mordida.

    Problemas de higiene bucal también pueden ser una razón para extraer las muelas del juicio. Al estar ubicadas en la parte posterior de la boca y ser de difícil acceso para la limpieza bucal, las muelas del juicio pueden ser un foco de infecciones y caries. Si esto ocurre con frecuencia, la extracción de las muelas del juicio puede ser recomendada.

    Sin embargo, es importante consultar con un dentista para evaluar cada caso de manera individual y determinar si es necesaria la extracción de estas muelas.

    Artículos relacionados

    Deja un comentario