como se forma las rocas sedimentarias

Guía completa cómo se forman las rocas sedimentarias y sus diferentes tipos

Las rocas sedimentarias se caracterizan por ser el resultado de la unión de sedimentos, provenientes de distintos tamaños y transportados por el agua, el hielo o el viento, que luego son sometidos a procesos físicos y químicos conocidos como diagénesis, culminando en la creación de materiales consolidados.[1]​ Su formación tiene lugar en lugares como las orillas de ríos, en el fondo de barrancos, en valles, lagos, mares y en las desembocaduras de los ríos. Estas rocas se disponen en capas o estratos.

Ejemplos de rocas sedimentarias

Descubre más sobre las rocas sedimentarias: diversidad, clasificación y ejemplos

Si tienes interés en ampliar tus conocimientos sobre las rocas sedimentarias, aquí te ofrecemos una completa guía sobre su variedad, clasificación y ejemplos. Estas rocas son de gran importancia en la formación y evolución de nuestro planeta, y son el resultado de procesos de sedimentación que se han llevado a cabo a lo largo de millones de años.

Diversidad de rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias se forman a partir de fragmentos de otras rocas o de materiales orgánicos que se acumulan y compactan con el tiempo. Existen distintos tipos, como las rocas clásticas, químicas y orgánicas, que se diferencian por su composición y modo de formación.

Clasificación de las rocas sedimentarias

Para clasificar las rocas sedimentarias se tienen en cuenta su origen, su estructura y su contenido mineral. Entre las categorías más comunes se encuentran las rocas detríticas, químicas y biogénicas. Cada una de ellas puede a su vez subdividirse en subcategorías, lo que muestra la gran diversidad de estas rocas.

Ejemplos de rocas sedimentarias

Algunas de las rocas sedimentarias más conocidas son la arenisca, la caliza, la pizarra y el carbón. Cada una de ellas se forma de manera diferente y posee características únicas, lo que las convierte en piezas clave para comprender la historia del planeta y las condiciones en las que se ha desarrollado la vida.

Otros temas relacionados sobre el medio ambiente

Si te interesa conocer más sobre el medio ambiente, te invitamos a explorar nuestra sección de "Otros medio ambiente", donde encontrarás artículos y noticias interesantes sobre temas como la biodiversidad, el cambio climático, la contaminación y la conservación del entorno natural. ¡Aprende y descubre más sobre nuestro planeta!

Procesos geológicos externoseditar

Los procesos geológicos externos como la meteorización, la erosión, el transporte y la sedimentación actúan sobre las rocas expuestas, causando la destrucción del relieve. Estos procesos son provocados por el medio ambiente o algún organismo. Los primeros dos procesos desgastan y rompen las rocas en fragmentos cada vez más pequeños, también conocidos como clastos o detritos. Estos clastos son arrastrados por ríos, vientos o glaciares, siendo depositados en cuencas sedimentarias, como el fondo de mares y lagos.
Existe una relación entre el tamaño de los fragmentos y la distancia que recorren.

Clasificación según su procedenciaeditar

Tipos de rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias son un tipo de rocas que se forman a partir de materiales depositados en la superficie terrestre. Se pueden clasificar en cuatro grupos dependiendo de los procesos que las originan: rocas sedimentarias clásticas, rocas sedimentarias bioquímicas (biogénicas), rocas sedimentarias químicas y otras rocas sedimentarias formadas por impactos, vulcanismo y otros procesos menores.

Rocas sedimentarias clásticas

Las rocas sedimentarias clásticas están compuestas por fragmentos de roca, también llamados clastos, que se han unido y consolidado. Los clastos pueden ser granos individuales de minerales como cuarzo, feldespato, minerales de arcilla o mica. Sin embargo, pueden estar presentes otros tipos de minerales. También pueden ser fragmentos líticos compuestos por más de un mineral.

Subdivisión de las rocas sedimentarias clásticas

Ambientes sedimentarioseditar

Sedimentación y características del sedimento

La sedimentación puede influir significativamente en las características del sedimento. El medio físico y químico en el que se produce puede tener un impacto crucial en la formación de sedimentos químicos, ya que estas condiciones determinarán la presencia de organismos cuyos restos contribuyen al desarrollo de sedimentos orgánicos.

Impacto de las condiciones físico-químicas en la sedimentación

Las propiedades de los sedimentos están estrechamente relacionadas con el proceso de sedimentación. Los factores físicos y químicos del ambiente en el que se produce la sedimentación tienen una gran influencia en la naturaleza de los sedimentos químicos, debido a su papel en la creación de organismos cuyos desechos forman parte de los sedimentos orgánicos.

Determinación de las propiedades del sedimento por las condiciones ambientales

La sedimentación puede ser moldeada por las condiciones físico-químicas del entorno. Estas condiciones son cruciales para el depósito de sedimentos químicos, ya que son ellas las que determinan la presencia de ciertos organismos cuyos restos contribuyen al desarrollo de los sedimentos orgánicos y, por lo tanto, a las propiedades del sedimento final.

El proceso de la formación de las rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias son el resultado de un proceso conocido como sedimentación, en el cual las rocas preexistentes se transforman en nuevas rocas que se encuentran en la superficie terrestre. Este proceso consta de distintas etapas fundamentales que lo componen.

Debido a la naturaleza del proceso sedimentario, las rocas sedimentarias suelen presentarse en forma de capas o estratos, lo que permite identificar y estudiar los distintos fenómenos que han ocurrido durante ciertos períodos de tiempo.

Variedades y ordenación de formaciones sedimentarias

Existen dos principales formas de categorizar las rocas sedimentarias: a través de su origen y su composición. En cuanto a su origen, los diversos tipos de rocas sedimentarias se pueden agrupar en:

  • Rocas detritales: se forman a partir de la acumulación y consolidación de fragmentos de rocas preexistentes, como la arenisca, lutita y conglomerado.
  • Rocas químicas: se forman por precipitación de sustancias químicas disueltas en el agua, como las rocas evaporitas y la caliza.
  • Rocas orgánicas: se forman a partir de restos de seres vivos, como el carbón y la turba.

Por otro lado, las rocas sedimentarias también se clasifican en función de su composición:

  • Rocas clásticas: están formadas por fragmentos de rocas y minerales, como la arenisca y el conglomerado.
  • Rocas químicas: están compuestas de minerales formados por precipitación química, como la sal y la caliza.
  • Rocas orgánicas: son aquellas que contienen restos de seres vivos, como el carbón y el petróleo.

Rocas resultantes de la cristalización por desecación

La formación de rocas evaporíticas ocurre cuando la salmuera se precipita por reacciones químicas. En zonas de clima árido, este proceso se produce cuando las aguas superficiales se evaporan y depositan las sales, dando lugar a rocas de composición salina.

Acreciones Rocosas no generadas por Evaporación

Las rocas carbonatadas son uno de los tipos más comunes que se encuentran en la corteza terrestre. Están compuestas principalmente por carbonato de calcio y magnesio, lo que les da una apariencia característica.

Las calizas, formadas por carbonato de calcio, y las dolomías, compuestas de carbonato de calcio y magnesio, son las más abundantes. Estas rocas pueden ser fácilmente identificadas gracias a una reacción de efervescencia que ocurre cuando entran en contacto con una sustancia ácida, como el ácido clorhídrico.

Las calizas tienen un origen orgánico en muchos casos, lo que significa que contienen fósiles de antiguos organismos marinos. De hecho, en algunas ocasiones, estos fósiles pueden llegar a ser la mayor parte de la roca. Las conchas y caparazones de estos seres, compuestos de carbonato de calcio, se acumulan en el fondo marino y, con el tiempo, forman las rocas calizas.

Además de las rocas carbonatadas, también existen las rocas silíceas que se forman a partir de los restos esqueléticos de ciertos organismos como diatomeas, radiolarios y esponjas. Estos seres se acumulan en el fondo marino y, luego de millones de años, se convierten en rocas ricas en sílice.

Artículos relacionados