chip tarjeta de credito

Guía completa Seguridad y ventajas de las tarjetas de crédito con chip

Inicialmente, el uso prevalente del efectivo fue seguido por la incorporación de las tarjetas de débito y crédito con banda magnética, lo cual supuso una gran innovación en el proceso de pago. No obstante, en la actualidad, las tarjetas equipadas con tecnología EMV están liderando una transformación en la industria de los pagos.

El mayor nivel de protección de las tarjetas con chip razones de su seguridad

De acuerdo con la Condusef, el chip no permite su duplicación debido a que transfiere y encripta la información en lugar de almacenarla, lo que dificulta la clonación.

Esto conlleva que solo el banco puede descifrar la información almacenada en el chip, activándose únicamente con el Número de Identificación Personal (NIP) designado.

Es importante tener en cuenta que, aunque el uso del chip aporta mayor seguridad en las operaciones realizadas con tarjeta, no impide posibles fraudes en línea o en otras transacciones donde no se utilice el plástico. Además, si el chip se utiliza en conjunto con la banda magnética, existe la posibilidad de que la información sea copiada, conforme lo menciona la Condusef.

Consejos para prevenir estafas con tarjetas de crédito

Como mencionamos previamente, aunque el chip en tu tarjeta de crédito brinda protección adicional para compras en tiendas físicas, su utilidad se limita en transacciones en línea. Sin embargo, existen otras medidas de seguridad que puedes implementar para prevenir cargos fraudulentos.

Es importante recordar que el chip en tu tarjeta no es una garantía absoluta de seguridad en todos los escenarios. Por ello, es recomendable tomar precauciones adicionales para proteger tus compras en línea.

Algunas de las medidas que puedes considerar incluyen utilizar contraseñas seguras y únicas para tus cuentas, tener un antivirus actualizado en tu dispositivo y verificar la reputación y seguridad de los sitios web donde realizas tus compras.

Mantener un registro detallado de tus transacciones y revisar regularmente tu estado de cuenta también es crucial para detectar y reportar cargos no reconocidos a tiempo.

Qué es el EMV

Las tarjetas EMV revolucionaron el mundo de los pagos al incorporar un chip integrado que interactúa con los terminales de los comerciantes. Esta tecnología verifica la autenticidad de la tarjeta de manera efectiva. Sin embargo, su mayor fortaleza radica en la seguridad que brinda, lo que complica su duplicación.

A diferencia de las tarjetas de banda magnética, en las que toda la información se almacena en la banda, las EMV no comparten esta vulnerabilidad. El chip contiene múltiples capas de protección que dificultan cualquier intento de fraude o suplantación de identidad, lo que garantiza una seguridad prácticamente inquebrantable.

Variantes de tarjetas con microchip

Las tarjetas con chip y firma: un método de verificación de identidad que requiere una firma. Para realizar una transacción, el cliente debe pasar la tarjeta por la terminal de punto de venta que lee el chip, y luego firmar con su nombre, a petición del comerciante.

Sin embargo, este tipo de tarjeta es menos seguro que las tarjetas con chip y PIN. En caso de robo, un estafador podría replicar la firma del titular para realizar compras fraudulentas.

Por otro lado, las tarjetas con chip y PIN brindan mayor seguridad, tanto para los comercios como para los consumidores. Después de pasar la tarjeta por la terminal de punto de venta, el cliente debe ingresar un número de identificación personal (PIN) único, que sólo él conoce, para autenticar la transacción.

Una tarjeta con chip y PIN es más segura incluso en caso de robo, ya que, aunque el hacker tenga acceso a la tarjeta, no podrá realizar pagos sin conocer el PIN. Por lo tanto, este tipo de tarjeta es altamente recomendable para evitar posibles fraudes.

Beneficios de las tarjetas inteligentes EMV

El uso de tarjetas EMV beneficia tanto a consumidores como comercios. Por un lado, los consumidores se protegen contra transacciones fraudulentas, mientras que los comercios se aseguran de que la información de la tarjeta de débito/crédito de sus clientes esté protegida en todo momento.

Las bandas magnéticas de las tarjetas almacenan datos estáticos, lo cual significa que la información del cliente no cambia nunca. Esto representa un grave problema cuando una tarjeta es robada, ya que el ladrón puede fácilmente clonarla y utilizarla para realizar compras fraudulentas repetidamente.

En cambio, las tarjetas EMV cuentan con un microchip que genera códigos de transacción únicos cada vez que se realiza un pago. De esta manera, aun si el código es robado, no se puede replicar la tarjeta, puesto que el código sólo es válido para una única transacción. De esta forma, las tarjetas EMV brindan un nivel de seguridad mucho mayor que las tarjetas con banda magnética.

La baja de la cinta magnética Cuál es la razón

La evolución de los medios de pago: del banda magnética al chip electrónico

En los años 60, la banda magnética se introdujo gracias a IBM con el propósito de codificar la información y simplificar el uso y cobro con tarjetas de crédito.



No obstante, hoy en día, los pagos electrónicos y las tarjetas con chip ofrecen mayor seguridad y autorización en tiempo real. Además, permiten la aceptación de tarjetas de cualquier tamaño, haciendo que las bandas magnéticas se vuelvan obsoletas y desactualizadas.



Las tarjetas con chip, equipadas con microprocesadores más avanzados y seguros, también cuentan con pequeñas antenas para realizar transacciones sin contacto. Según Mastercard, esto ha revolucionado aún más el mundo de los medios de pago.

Actualiza tu tarjeta de crédito o débito de banda magnética a tecnología de chip

Verifica la presencia de chip en tu tarjeta de crédito o débito. En caso de que no lo tenga, es importante que solicites una nueva a tu banco de manera directa.

En el caso de que suceda un fraude con una tarjeta que no cuente con chip, la responsabilidad de cubrir los gastos recaerá en tu entidad bancaria. Por eso es fundamental que verifiques y actualices tu tarjeta.

El funcionamiento de las tarjetas con tecnología EMV

En cada tarjeta EMV hay un pequeño chip que actúa como un miniordenador. A pesar de que solo toma unos segundos completar una transacción, ocurren múltiples procesos en ese corto periodo de tiempo.

Encuentra la tarjeta ideal para ti

¿Buscando una tarjeta? ¡Nosotros te ayudamos! En OCU, te ofrecemos asesoramiento paso a paso para que elijas la tarjeta ideal que se adapte a tus necesidades. Buena, segura y rentable, ¡descúbrela con nosotros!

Y no lo olvides, en OCU estamos aquí para proteger tus derechos como consumidor con todas nuestras herramientas: información objetiva e independiente proveniente de nuestros análisis y estudios, y nuestros servicios como asesoría jurídica, donde expertos abogados pueden guiarte. Confía en nuestro equipo de profesionales.

Anatomía de una tarjeta

El emblema y la marca de la red interbancaria a la que pertenece (Visa y Mastercard destacan sobre las demás) suelen encontrarse en la parte posterior.


En la mayoría de las tarjetas, se imprimirán en la parte trasera tres dígitos como Código de Seguridad, también conocido como CVV (Card Verification Value).


Al contrario de lo común, el número de dígitos en las tarjetas puede variar entre 15 y 19, aunque la norma son 16 dígitos divididos en grupos de cuatro.

Comentarios

No se permite la reproducción de ningún contenido sin autorización por escrito de la empresa, tal como establece el artículo 32.1, párrafo segundo de la Ley de Propiedad Intelectual. Además, la empresa informa de la reserva de derechos según lo dispuesto en el artículo 33.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, tanto por sí misma como a través de sus redactores o autores.

Artículos relacionados